lunes, 8 de diciembre de 2014

Caminata a Lo Vásquez

Recuerdo que la primera vez que caminé a Lo Vasquez, en una peregrinación para ésta fecha, fue a los 13 años de edad.

Y aunque nadie me incentivó, me anime a acompañar a mi papá que cumplía una manda. Yo también tenía una manda secreta.
De niña siempre tuve hemorragias nasales muy fuertes, las venitas que se encontraban en la pared nasal, estaban muy expuestas por lo que cuando hacía calor, me pegaba, me rozaba, me resfriaba, hacía deporte, o corría, o todo ejercicio fisico que hiciera, me producía fuertes sangrados nasales.

Era horrible, yo tenía que mantener la calma, porque si me alteraba, la sangre salía como de un grifo de agua. Me cauterizaron tres veces (eso significa que me quemaban las venitas, para fortalecer esa "pared") era muy doloroso, pero no podía llorar, porque me daba romadizo, y entonces no funcionaba.

Pasaba el tiempo y se volvía a abrir "la llavecita", y empezaba todo de nuevo. Me llevaba a urgencias mi mamá, porque no había manera de cortar el sangrado, y yo corría un fuerte riesgo de padecer anemia.
Lo bueno es que me alimentaba super bien, el doctor me ordenaba que comiera muchas prietas, riñones, carnes rojas, y claro, aunque yo era mala para comer, sí me encantaba disfrutar de las prietas y riñones al Jerez, que me preparaba casi a diario mi adorada madre.

Secretamente le rogué a la Virgen de Lo Vásquez que me curara, que si me hacía el milagro, yo la iría a ver al santuario.

Y me cumplió el milagro, nunca más me sangro la nariz, y yo caminé 33 kilómetros junto a mi papá, desde Curacaví hasta el Santuario de Lo Vásquez, ubicado en la comuna de Casablanca. Un 8 de Diciembre, día de la Inmaculada Concepción, fecha en que éste hermoso santuario recibe a muchos peregrinos.

Hoy vi la fotografía preciosa que tomó Marcelo Manriquez Bernal, quién muy amable la compartió. Y se agolparon a mi mente tantos recuerdos. Desde esa fecha fui varias caminatas más, en la noche, meditando, sintiendo la brisa muy fresca del valle de Casablanca en la cara, y agradeciendo a la Virgen por tanto.

Estela

No hay comentarios:

Publicar un comentario