domingo, 31 de mayo de 2015

Día del Patrimonio: Instituto Nacional

Teníamos millones de opciones para recorrer en el día del patrimonio, pero con mi Dani nos detuvimos y decidimos recorrer la historia del Instituto Nacional, Lugar importantísimo para la historia de nuestro país.

He quedado maravillada con el recorrido y la tremenda disposición de sus estudiantes, que un día domingo lo entregaron por completo para dar a conocer el patrimonio de su colegio.


Entramos al Hall del colegio, donde nos recibieron estudiantes, que además forman parte de la cámara de música, que posee historia en folclor, contemporáneo, y docto.
Y bueno, como es conocimiento de todos los chilenos, el Instituto Nacional se origina con el nacimiento de Chile como nación independiente, en el período histórico de la Patria Vieja, que se convierte en la primera institución educativa de nuestro emergente país.

Por el Instituto Nacional han pasado innumerables presidentes de la República, Ministros de Estado, intelectuales, políticos, empresarios, escritores, artistas, científicos y arquitectos que han contribuido y aportado a la formación de nuestro País. A lo largo de los años, este colegio ha sido catalogado como uno de los mejores del país, el mejor colegio municipal y el más prestigioso a nivel nacional.

Luego de la Primera Junta Nacional de Gobierno, los patriotas vieron resurgir la coyuntura de fortalecer la educación criolla; Juan Egaña encomendó a considerar por parte de Don Mateo de Toro y Zambrano, -presidente de la Primera Junta- un plan de Gobierno en el que se proponía que "La obra de Chile debe ser un gran colegio de artes y ciencias, en donde se imparta una educación civil y moral capaz de darnos costumbre y carácter"

En 1812 José Miguel Carrera disolvió el Congreso Nacional, y asume el mando de la nación. Comienza a dar inicio a una serie de obras, como el primer periódico nacional, La Aurora de Chile, siendo fray Camilo Henríquez su primer director. Fray Camilo publicó el 18 de junio a través de la Aurora de Chile sus "Bases para la creación del Instituto Nacional de Chile". Allí plasmó una descripción exhaustiva de un proyecto con cátedras, horarios y otras reseñas para el funcionamiento de este nuevo establecimiento, así como su objetivo fundamental, que se convirtió en su lema "Dar a la patria ciudadanos, que la defiendan, la dirijan, la hagan florecer, y le den honor".



José Miguel Carrera, como Presidente de la Junta gubernativa, se convirtió en Jefe de Estado de Chile  e inspeccionó la situación del Convictorio Carolino, averiguando una reforma que sirviera a los intereses de la emergente Nación, pero su tarea se vio paralizada en abril de 1913, pues debió partir al sur del país para enfrentar la ofensiva militar española. En aquella ausencia, la junta logró encontrar una fórmula para financiar el nuevo colegio y aprobó la fundación del Instituto, el que fusionó a todas las instituciones educativas preexistentes, firmándose el 27 de julio el decreto que le dio existencia definitiva. El 10 de Agosto de aquel año se inaugura de manera solemne en el edificio de la Real Universidad de San Felipe, donde actualmente se ubica el Teatro Municipal de Santiago. Fue una ceremonia de magna importancia, en donde asistieron las principales autoridades de Gobierno y vecinos más importantes de la capital. El primer rector fue el presbítero Francisco Echaurren, quien hasta la fecha se desempeñaba como rector del Convictorio Carolino.

Las clases se iniciaron en el viejo edificio del Colegio de San Miguel, perteneciente a la Compañía de Jesús, en el sitio donde hoy se ubica el ex Congreso Nacional. Es importante destacar entre sus primeros alumnos a Diego Portales, Manuel Bulnes y José Joaquín Pérez.

Luego de la derrota en el desastre de Rancagua, fue inmimente la medida del gobierno realista de la Reconquista clausurar el Instituto Nacional el 17 de diciembre de 1814 por el general Mariano Osorio en los siguientes términos: "Suprímase el Instituto Nacional inventado por el gobierno intruso".

Sucedieron tres años más de dominación y represión española, que tenía pretendido restaurar el poder hispano. Hasta que en Febrero de 1817 el ejército libertador estuvo listo y comenzó la travesía de Los Andes derrotando a los realistas en Chacabuco el 12 de Febrero de 1817.

Las importantes autoridades españolas huyeron y el cabildo de la ciudad de Santiago entregó el poder a Don Bernardo O'Higgins con el cargo de Director Supremo y con la misión de dirigir el país y consolidar la independencia.

Ya consolidada la Independencia de Chile, el Senado acuerda la reapertura del Instituto el 20 de Julio de 1819 se desarrolló la ceremonia de reapertura del Instituto Nacional quedando clara su misión con las palabras de O'Higgins al señalar que debía "formar ciudadanos y no súbditos".

Así nace el Instituo Nacional, de la mano con el Chile independiente, y donde luego, con la etapa de la conformación de la República, se consolida como la principal entidad educacional del país hasta en 1842, año en que se funda la Universidad de Chile y se separan de él los estudios superiores. Es por eso que se señala que la Universidad de Chile es la Hija del Instituto Nacional, puesto que los profesores que hasta allí enseñaban educación superior, se van a impartir clases a la Universidad de Chile.

En el día del Patrimonio, me causa un enorme orgullo ver jóvenes compatriotas, compartiendo con nosotros un día domingo. Alumnos vestidos de impecable uniforme nos enseñaba  con orgullo su colegio.

Vi las bibliotecas más grandes y magníficas, que cualquier colegio quisiera tener, unas bibliotecas llenas de historia, patrimonio y resguardo, de hecho varios alumnos junto a la profesora Nancy Aballay, trabajan en la academia de estudios sociales del Instituto Nacional ADESIN que conforma el resguardo y rescate de libros patrimoniales encontrados en el instituto, los cuales tienen como por ejemplo registro de libros de matriculas de alumnos 1885, y diversos datos que dan conocimiento de los chilenos de la época.


 Pude  ver de cerca libros y registros tan importantes como el primer diario nacional; La Aurora de Chile, el cual los alumnos nos mostraban y exponían personalmente con guantes de tela para no estropear las hojas, o como el diccionario de la lengua castellana que data de 1737.





 Fue un dí a increíble, plasmado de historia de nuestro amado país. Y agradezco y aplaudo a todos los estudiantes que nos recicbieron con los brazos abiertos, con sus corazones renozantes de orgulloy sus conocimientos impecables, que nos trasmitieron todo el amor que sienten por este colegio, el más importante de nuestro país. También agradezco a los profesores y rector que en conjunto hicieron una jornada increíble y muy bien preparada en el día del Patrimonio. El tiempo se nos fue volando, fueron más de dos horas aproximadamente en el recorrido completo, y nos fuimos felices de haber compartido esta fantástica jornada. ¡¡Aplaudo a estos estudiantes, muchachos que provocan orgullo!!

Estela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario