lunes, 18 de agosto de 2014

Bonifacio y Calafate

De niña siempre tuve muchas mascotas, varios perros, muchísimos gatos y hasta una lorito Choroy tuve.

Con mi tata y mi hermana Eli, siempre era un suceso ponerle nombres asertivos a las mascotas. Nada de nombre de personas, -Si llegábamos a utilizar nombres de humanos, debían ser muy inusuales- Tenía que ser super creativo, que tuviera un rasgo del animalito en cuestión.

Fue así como la lista fue larga: "Cleopatra", por sus ojos pintados tipo egipcio, también nuestro perrito "Sambo", por ser tan negrito, "Chiqui" porque llegó muy pequeña, también "bambi" por el parecido físico. Mi tata a mucho perros los bautizaba como "Tirifilo", así es que bueno, muchos nombres pasearon la larga lista de mascotas, y por nombrar sólo algunas: botín, oso, Teodoro, doradita, Telma, palomo, etc.

Ahora, sigo con esa tradición de buscarle nombres creativos y rebuscados, por eso a mi perrito, decidí ponerle "Bonifacio", puesto que encontraba que era un nombre poco común y hecho para él, pero para el diario vivir le decimos Bono.

Cuándo llegó nuestra perrita guagua, que la estábamos esperando hacia rato para agrandar la familia, le vi sus ojitos tan oscuros y su color de pelaje tan blanco que la llamamos "Calafate" por el color de sus ojos con el parecido de la fruta, pero para acortar el nombre le decimos "Cala" por que le hace honor su color, a las flores del mismo nombre.

Me divierto buscando denominaciones, o cuando leo libros me enamoro de algunos nombres de mascotas, como la perrita " diamela" que aparece en Martín Rivas, o el caballo Ruibarbo del famoso libro "Adiós a Ruibarbo".

¿Te gusta buscar nombres a tus mascotas, o te da igual?

Estela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada