miércoles, 5 de febrero de 2014

Violeta Parra siempre vigente

He partido mi día escuchando a nuestra grande Violeta Parra gracias a "La especialidad de la casa" de Radio Uno. Como les comenté anteriormente, de niña escuché mucho su música gracias a mi abuelita y madre que les encantaba su obra.

Y específicamente un día como hoy, en 1967 Violeta decide terminar con su vida dejándonos un legado importantísimo para nuestro país, un legado vigente, vivo y real.


¡Que energía, que creatividad, y sensibilidad poseía Violeta!. Una mujer lleva de vivencias y aptitudes que logra plasmar en sus obras nuestra esencia chilena, nuestra historia, nuestro folclor.

Luego de viajar y recorrer parte de Europa en conciertos, y después de establecerse en París por un tiempo para exponer sus arpilleras en el Museo de Louvre vuelve a Chile en Junio de 1965.

Con la idea fija de convertir un centro cultural folclórico, instala una gran carpa en la comuna de La Reina junto a sus hijos Ángel e Isabel y los folcloristas Rolando Alarcón, Víctor Jara y Patricio Manns entre otros.

Su gran sueño fue convertir aquella carpa en un referente para la cultura en Chile, pero el público no la apoyó.

Violeta arrastra una pena, siente que el pueblo le da la espalda y además vive el fin de su relación amorosa con Gilbert Favre quien se marcha a Bolivia. Así Violeta crea uno de sus grandes temas "Run run se fue pa'l norte". Se vuelve muy melancólica y vulnerable.

"Las últimas composiciones" fue lanzado en 1966 y es donde incluye sus himnos " Gracias a la vida", "Volver a los 17", el triste "Rin del angelito", también "Pupila de águila", "Cantores que reflexionan" y "El Albertío".
"Gracias a la Vida" y "Volver a los 17" ha sido interpretada por muchos artistas de fama internacional y también nacional.

Se dice que una tarde del 05 de Febrero, mientras ella tocaba su guitarra y cantaba "Gracias a la Vida" paradojalmente tomó un revolver y se disparó.

Fue una genio, su voz sigue viva, y siguen los tributos a una mujer fuerte, cantautora, pintora, ceramista, escultora, que quería dejar bien en alto el folclor chileno y lo ha conseguido con creces. La patria la cobija y agradece por su tremenda entrega.

Su cuerpo yace en el cementerio General, pero su alma estoy segura que vuela con los remolinos del viento y vive feliz, recorriendo Chile de norte a sur, quedándose con lo mejor del pueblo chileno que tanto la quiere y honra.



Estela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada