viernes, 9 de mayo de 2014

Isidora Goyenechea Gallo

Isidora Goyenechea, mujer fuerte y entregada por su gente. Hija de Ramón Ignacio Goyenechea de la Sierra y de María de la Luz Gallo Zavala. Desde muy joven se hizo cargo de manera personal de la administración de la Industria de Carbón en Lota.

Muere su padre, y su madre contrajo nuevas nupcias con Matías Cousiño, quién compra el yacimiento carbonífero de la ciudad de Lota.

En Lota nace en su corazón el amor de su vida, se enamora perdidamente de su hermanastro Luis Cousiño, con quien se casó en 1855, para luego tener siete hijos.
En 1863 muere Matías Cousiño y es su hijo Luis quien se hace cargo de la dirección de la Industria carbonífera. Isidora decide iniciar la construcción del Palacio Cousiño de Lota y también de su jardín el actual Parque Isidora Cousiño.

Luis deja viuda a su amada Isidora en 1873, y ella debe hacerse cargo de la dirección de la Compañía Explotadora de Lota y Coronel. De gran capacidad, trabajadora tenaz consolido el fabuloso momento que vivía la industria del Carbón, lo que se transformó en un trmeendo aporte y desarrollo de la ciudad.

Isidora comienza la construcción de viviendas para los obreros, a las que sumó hornos de ladrillo y artesas para lavar. Logró la pavimentación de las calles de los barrios populares, la construcción de la iglesia de Lota Alto, también la fundación del Hogar del Pequeño Cottolengo, que tenía como misión acoger los niños huerfanos y donde se le entregaba Un litro de leche a cada menor. Además de construir el hospital de la empresa.

Isidora, tuvo un rol importantísimo durante la Guerra del Pacífico, puesto que, aunque el conflicto se desarrollaba a miles de Kilómetros. Ella mantuvo alta la producción de carbón de sus yacimientos para asegurar la cantidad necesaria de combustible para los navíos chilenos que permanecían en combate. Además, de corazón muy patriota, puso a disposición de la Armada, el buque carbonero Matías Cousiño, que era el más importante de su flota

Isidora Goyenechea, fuerte y contemplativa, decide modernizar la vida de aquella época, hizo intalar la primera planta Hidroeléctrica de Sudamérica, que fue encargada a la firma de Thomas Alva Edison, quién escribe una carta de manera personal a Isidora le alaba el proyecto, siendo ella una mujer tan corajuda para aquella época, así celebra su realización. Fue en el verano de 1897 cuando se inauguro la Central Hidroeléctrica de Chivilingo. Ese mismo año Isidora fallece durante un viaje a París.

Sus restos fueron repatriados y durante sus funerales fue homenajeada por sus mineros, quienes se sentían huerfanos sin Isidora. Pero ella no los abandona, aún despues de su muerte puesto que en su testamento estableció gran parte de su fortuna para la construcción de hospitales, escuelas, un asilo para mineros discapacitados y también para la construcción de Iglesias.

Un tremenda y gran mujer, que enriquece nuestra historia, con su amor y entrega a los trabajadores de Lota.

Estela

No hay comentarios:

Publicar un comentario